Intoxicación por agua ¿es posible?

El agua es un elemento de suma importancia para nuestro organismo, de hecho, forma el 70% de nuestra composición corporal. Si la consumimos demasiada agua, podríamos estar frente a una intoxicación por agua.

En un principio, el agua es completamente necesaria para una buena salud en todo el organismo. Cuando se trata de bajar de peso o mantener un organismo saludable, es importante mantener a los órganos hidratados.

Ahora bien, el agua, por su parte, puede ayudar a disminuir el sodio en el cuerpo.

Pues bien, la intoxicación por agua es una baja concentración de sodio en la sangre.

Imaginemos por un momento que el torrente sanguíneo es un plato de leche y nuestras células son el cereal.

Cuando hay demasiada leche, ¿qué pasa con el cereal? Se hincha, llenándose de líquido e incluso se rompe, ¡lo mismo pasa con nuestras células!

Al aumentar los niveles de agua en la sangre, los electrolitos (moléculas de sodio y potasio) se diluyen y disminuye la concentración de sodio.

En este punto nos encontramos ante una hiponatremia.

Ver también: Frutas ricas en pectina

Qué causa la intoxicación con agua

Causas de la intoxicación por agua

Es muy difícil que alguien se sobre-hidrate, esta condición suele ocurrir más que todo a atletas y soldados durante entrenamientos.

Es verdad que se debe tomar agua de forma seguida, pero si excedemos en la cantidad, podemos incurrir en la intoxicación. Entre las causas más comunes encontramos:

1. Estrés por calor climático

Por lo general, los atletas desarrollan hiponatremia tratando de evitar la deshidratación, y esto ocurre por una combinación de actividad física y calor ambiental.

Entrenar en un ambiente con altas temperaturas genera sed, y conduce al atleta a tomar agua, a veces en cantidades indebidas.

Cuando se consume demasiada agua y se liberan electrolitos que no se reponen, corremos el riesgo de padecer hiponatremia.

Origen de la intoxicación por agua

2. La combinación de consumo de agua y un incremento de la secreción de la hormona antidiurética

La hormona antidiurética es la encargada  de controlar la reabsorción de moléculas de agua a través de la orina.

Al tomar mucha agua y al orinar, la hormona libera grandes cantidades de líquido, lo que hace que el organismo pierda electrolitos (potasio y sodio).

3. Por condiciones especiales de salud

La intoxicación por agua también puede ocurrir si la persona padece de disfunción renal, diabetes insípida o inflamación del recorrido intestinal debido a virus, bacterias o parásitos (gastroenteritis).

El tratamiento para la hiponatremia en este caso es lavado estomacal o irrigación estomacal.

4. Causas iatrogénicas

Nos referimos a iatrogénica cuando las consecuencias son causadas por intervención médica.

En este caso, la hiponatremia puede ocurrir cuando el paciente padece de una enfermedad que debe ser intervenida con:

  • -Aplicación intravenosa de electrolitos o algún otro fluido.
  • -Alimentación por sonda nasogástrica.
  • -Medicación para enfermedades neurológicas o psiquiátricas.
  • -Estos tratamientos pueden afectar a personas que sufren de alguna forma disfunción en sus riñones.

También puede afectar en menor grado a personas sanas, debido a los cambios que puede experimentar en la secreción de la hormona antidiurética desde que esta comienza a acumular líquido.

Ver también: Cómo subir la vitamina D.

5. Consumo de Ectasy.

Esta droga aumenta la temperatura corporal, lo que causa sed e induce a la persona a tomar mucha agua mientras esta pierde sodio a través de la sudoración y la orina.

Síntomas de la intoxicación por agua

Cuando las células del cerebro se hinchan producto del exceso de agua en el torrente sanguíneo comienzan a manifestarse síntomas como la jaqueca, pues aumenta la presión en el cerebro.

  1. Dolor de cabeza
  2. Náuseas
  3. Vómito

Esos son los primeros síntomas, pero al agravarse se puede presentar:

  1. Calambres y debilidad muscular.
  2. Aumento de la presión sanguínea
  3. Dificultad para respirar.
  4. Visión doble
  5. Confusión
  6. Somnolencia
  7. Inhabilidad para la identificación de información sensorial.

Uno de los efectos más importantes, sin ignorar el daño a los riñones, son los daños que puede causarle al sistema nervioso, pues ocasiona edema cerebral, convulsiones, puede inducir al coma e incluso causar la muerte.

¿Cuánta agua debemos consumir realmente?

Para evitar la intoxicación por agua, debemos saber que debe haber una relación balanceada entre la cantidad de agua que consumimos y el plazo de tiempo en el que lo hacemos.

Si tomamos mucha agua en un corto período de tiempo, corremos el riesgo de intoxicarnos.  Los síntomas comienzan a manifestarse al ingerir de 3 a 4 litros de agua en un período corto de tiempo.

Los riñones pueden eliminar de 20 a 28 litros de agua por día, pero no pueden eliminar más de 27 a 33 onzas por hora. El error que podemos cometer es ingerir grandes cantidades de agua en poco tiempo.

No debemos consumir, por ejemplo, 27 onzas por hora. Recordemos que  nuestros riñones no pueden procesar más de un litro de  agua por hora.

Hay tres cosas que debemos tomar en cuenta:

  1. El peso corporal.
  2. El clima.
  3. Actividad física.

Sin embargo, hay medidas estándar. Por ejemplo, el Instituto de medicina de Estados Unidos recomienda un consumo diario de agua de 3, 7 litros para los hombres y de 2, 7 litros para las mujeres.

El truco es tomar la cantidad de agua según nuestra pérdida de sodio.

¿Cómo evitar la intoxicación por agua?

Aquí  te dejamos cuatro recomendaciones básicas para evitar la hiponatremia sin dejar de mantenerte hidratado:

  1. Toma agua cuando estés sediento, no obligues a tu cuerpo a ingerir líquido si no tienes sed.
  2. No consumas más de 1 a 1, 5 litros de agua por hora. Incluso si te has expuesto a actividad física de alta resistencia.
  3. Toma agua en proporción al sodio que has consumido y el agua que vas eliminando vía sudoración u orina.
  4. Mantén una dieta balanceada con alimentos ricos en agua y fuentes de sal marina.

Conclusión

No es común intoxicarse por agua, de hecho, hay que caer en un consumo frenético para intoxicarse. Sin embargo, es un problema real con consecuencias que pueden llegar a ser mortales.

Por ello debemos siempre tener un balance entre el agua que eliminamos y el sodio que consumimos para evitar un desbalance de electrolitos.

Para que nuestro cuerpo se mantenga hidratado no es necesario consumir 1 litro de agua por hora, basta con 8 vasos diarios repartidos entre horas, dependiendo de los criterios anteriormente expuestos.